El 25 de mayo de 2010 es una fecha inolvidable para la Patria Milrayitas. Aquella noche, Peñarol se coronó campeón de la Liga Nacional de Básquetbol en su temporada 2009-2010. Seguramente pocos lo sabían, muy pocos tenían la certeza, algunos lo soñaban y otros ni siquiera eso: el club de barrio, club de locos y bien de Mar del Plata empezaba a escribir una historia que no se borrará jamás y que terminaría con el tricampeonato en la 2011-2012. Aquella vuelta olímpica fue la primera de Sergio Hernández como DT de Peñarol en la LNB. Sí, el “Oveja” ya la había dado en Mexicali por la Liga de las Américas, en el Poli en el Súper 8 2009 y ese año ganó el Interligas y otra vez fue rey de América. Pero la de aquella noche tuvo un gustito especial. El rival fue Atenas de Córdoba dirigido por Oscar “Huevo” Sánchez y la serie terminó 4 a 1. También fue el primer gran logro de la dupla Leo Gutiérrez, Martín Leiva, quienes se habían sumado para esa temporada y empezaron a pagar con gloria las fuertes apuestas realizadas en sus contrataciones. En el camino, el elenco de Hernández ganó la Zona Sur con registro de 10 triunfos y 4 derrotas y después dominó la Segunda Fase con un tremendo 23-7. Así se quedó con el “1” en la Fase Regular. Los descendidos fueron Quilmes y Central Entrerriano. Además, el “Milrayitas” celebró en el Súper 8 en casa luego de derrotar en la final también a Atenas. Y en la Liga de las Américas consiguió levantar su segunda Copa en un cotejo decisivo tan recordado como apretado: 93-91 en tiempo suplementario contra Halcones de Xalapa con 39 puntos de Kyle Lamonte. Y por si fuera poco, la cosecha de gloria también incluyó al Torneo Interligas, que se disputaba entre los primeros cuatro de la Fase Regular de Brasil y Argentina. Peñarol fue campeón tras vencer Universo de Brasil por 90 a 78. El plantel de aquella memorable campaña estuvo integrado por Sebastián “Tato” Rodríguez, Raimundo Legaria, Facundo Campazzo, Kyle Lamonte, Alejo Sánchez, Marcos Mata, Sebastián Vega, Leonardo Gutiérrez, Alejandro Diez, Martín Leiva, Alejandro Reinick, Leonardo Cañete, Mike Jones (cortado) y Brian Woodward (cortado). Hace seis años empezaba una cosecha inolvidable que desembocó en el tricampeonato histórico y que ojalá no se termine nunca. En Bahía Blanca aflorará esa mística ganada con los años y los triunfos y el equipo seguirá camino en el sueño de dar una nueva vuelta olímpica. Aliento y apoyo no van a faltar… desde donde sea.