Una de las caras nuevas del equipo para la próxima temporada de la Liga Nacional, habló sobre la pretemporada y sus primeras sensaciones en el club.

Son muchos los hinchas de Peñarol que cuando lo veían en los equipos rivales se lo imaginaban vistiendo alguna vez la camiseta del “Milrayitas”. El momento llegó. El aguerrido Alejandro Alloatti estará en el plantel de Leonardo Gutiérrez. Es un jugador moldeado para el único tricampeón de la Liga Nacional. Deja todo en la cancha. “Siempre termino liquidado”, reconoce. “No soy demostrativo ni tribunero pero en mi juego dejo todo”, agrega quien llegó para ser el pivote de relevo.

Sobre la pretemporada, el ex Obras y Libertad declaró: “arrancó muy dura, como todas las pretemporadas. Siempre venimos de dos meses de descanso y entrenando solos, que no es lo mismo que hacerlo ya con un preparador físico, es mucho más exigente. Además tenemos menos tiempo que antes y hay que meter todo el contenido en un mes. Somos muchos nuevos y estamos en el medio de la adaptación al club y la ciudad, con la novedad de que Leo es el técnico, así que hay muchas cosas o condimentos que nos dan un entusiasmo extra y el cansancio físico va quedando en un segundo plano”.

– ¿Correr en la playa cansa menos, aunque sea desde lo psicológico, por la vista que tenés?

– Lo llevamos muchísimo mejor que si nos tocara correr siempre en la cancha. Hay otro aire, tenés el mar ahí, es otra cosa. La arena pesa y hay viento pero es hermoso y lo disfrutamos muchos.

– A la hora de analizar las propuestas de los clubes, ¿Mar del Plata pesó en la decisión?

– Y sí. Siempre me gustó. Venía a vacacionar con mi familia cuando era chico, también a la costa. Estando en Obras venía mucho y después, con los otros equipos, siempre había un ratito para pasear y caminar hasta la playa. A la hora de irme de Sunchales, venir acá fue prioridad y no quise dejar escapar el interés del club.

– ¿Qué te dijo Leo para convencerte?

– Él me transmitió que quería un jugador de rol como yo, que me necesitaba para aportar energía y defensa en el poste bajo viniendo de atrás. También, como me conoce porque fuimos compañeros en Boca (NdR: temporada 2007-2008), sabe que soy un tipo que no le voy a generar ningún conflicto y que voy a tirar para adelante. Que te quiera el técnico es lo principal, porque hay veces que te contratan los dirigentes.

– ¿Cómo lo ves como entrenador?

– Se desenvuelve muy bien. Yo no me imagino dejar de jugar y a los tres meses estar frente a un equipo de Liga Nacional intentando transmitirle lo que quiero que hagan. Leo lo está llevando bien, con naturalidad. Y nosotros también lo vemos así. Si bien hace tres meses estaba adentro de una cancha y jugábamos contra él, entre todos le estamos dando naturalidad a la situación. Por eso está fluyendo bien todo. Tiene buenas ideas, una visión moderna, con una exigencia en defensa y libertad en ofensiva para todos los jugadores. Eso está bueno para todos. Sabemos que tenemos que mover las piernas atrás y adelante podemos hacer nuestro juego.

– ¿Cómo era venir a jugar contra Peñarol?

– Áspero y duro. Sabías que era una lucha, que tenías que jugar muy bien y que para ganar había que llegar a los últimos minutos con una buena ventaja o se te complicaba mucho.

– Por el tipo de jugador que sos, ¿te imaginabas vistiendo esta camiseta?

– Sí, incluso hace unos años casi se da mi llegada. Hubo un acercamiento cuando se fue el “Colo” Reinick pero no se dio. Creo que puedo encajar en ese perfil perfectamente. No soy demostrativo ni tribunero pero en mi juego dejo todo, siempre termino liquidado. Dejo todas las gambas, todo lo que tengo en la cancha. Eso se nota. El sacrificio y el compromiso estarán.

– Entre los nuevos se llevan bien fuera de la cancha. ¿Eso ayuda?

– Sí, mucho. Con “Jony” Slider somos muy amigos porque jugamos en Sunchales. Pegamos muy buena onda, inclusive nuestras familias. Pasamos tiempo juntos, también fuera de temporada. Con Diego Guaita estuve en una Selección Sub 18, también nos hemos cruzado en España y tenemos buena onda. Con Nico Gianella también me llevo bien y lo conozco porque yo soy muy amigo de Juan Gutiérrez y jugaron juntos en el Granada, entonces cuando yo iba a visitarlo nos encontrábamos. Sé que es un muy buen tipo. Con Ale Diez no jugué nunca, salvo en preselecciones, pero es un pibe bárbaro.

VENTA DE ABONOS

Peñarol sigue con la venta de abonos para la temporada 2017-2018 de la Liga Nacional de Básquetbol. Los mismos se pueden comprar en efectivo o con tarjeta hasta en 10 cuotas y se expenden de lunes a viernes de 17 a 21 en la oficina ubicada en el primer piso de la sede de Garay 2524.

En cuanto a los precios, para los socios, la cabecera cuesta 2250 pesos, la cabecera numerada 2520, la platea lateral 2700, el corralito 3750 y las rebatibles 5250 pesos. Para los no socios, la cabecera tiene un valor de 2850 pesos, la cabecera numerada 3150, la platea lateral 3450, el corralito 4350 y las rebatibles 6300 pesos.