Gastón Sabotig y Mateo del Hoyo se consagraron campeones del Argentino U15 de básquet que se disputó en Salta, representando a la selección de Provincia de Buenos Aires. En un equipo con base bahiense, los jugadores de Peñarol fueron elegidos como refuerzos junto con Lucas Sigismonti de Kimberley y Braian Ceballos de Quilmes.

Aún con la alegría a flor de miel, las emociones muy fresquitas en la memoria y una sonrisa imborrable, los pibes del “Milrayitas” compartieron su análisis. “Siento una felicidad inolvidable, estoy muy contento y gustoso de haber jugado”, comentó Sabotig, quien disputó su segundo Argentino tras haber sido parte del plantel bonaerense en el de categoría U13 de 2016.

“Fue impresionante jugar un Argentino y encima al lado de un compañero en Peñarol y un amigo como es ´Gasty´. Me facilitó la integración a un grupo que ya de por sí era muy bueno”, agregó del Hoyo, debutante en la competencia.

– ¿Por qué creen que los convocaron?

GS: Creo que porque evolucioné en mi juego, lo demostré jugando para Mar del Plata en el Provincial que perdimos la final contra Bahía. Soy más consciente de las cosas que hago y estoy en un buen nivel.

– MdH:  Por el nivel que mostré en el Provincial, por cómo juego en Peñarol y por mis características. Pensaron que éramos lo que necesitaban para el equipo y por eso nos dieron la oportunidad.

– ¿Por qué Buenos Aires salió campeón?

– MdH: La clave es que nosotros fuimos realmente un equipo, de verdad. Defendimos muy bien, quisimos ser el mejor equipo defensivo y lo logramos. Eso además nos facilitó las cosas en ataque porque pudimos meter muchos contragolpes.

GS: Fuimos un equipo, coincido. Lo demostramos porque nunca estuvimos abajo durante todo el torneo, salvo en el suplementario de la final y pudimos levantar cabeza. Nos pasamos la pelota y no fuimos egoístas. Nuestros buenos jugadores hicieron sus puntos pero también repartieron juego y eso es muy importante. El goleo fue muy repartido. Además cometimos pocos errores y metimos los tiros libres, algo que en torneos de esta edad es clave.

– La final estaba casi ganada, pero apareció Juan Gorosito con un triple en la última jugada y la mandó a suplementario. ¿Se bajonearon?

– GS: Ahí hay una muestra de lo que fuimos. Nos dolió a todos, obvio, porque encima íbamos ganando por 12 en un momento. Hicimos borrón y cuenta nueva, como que el tanteador estaba en cero, nos alentamos entre nosotros y el técnico (Mario Errazu) supo manejar la situación, no retó a nadie y eso fue un plus. Ninguno entró bajoneado o nervioso.

– Lucas Sigismonti de Kimberley y Braian Ceballos de Quilmes, también estuvieron en el plantel. ¿Qué significó tener dos marplatenses más?

– MdH: Muy divertido, ya nos conocíamos. Estuvimos mucho tiempo juntos, sobre todo en Bahía cuando fuimos a entrenar y compartimos hotel. Además en Salta estuve en la habitación con Braian.

– ¿Jano Martínez es tan crack como dicen todos?

– GS: Uff, sí. El “Gordo” es una bestia.

– MdH: Te facilita el juego, porque hace puntos y genera para vos.

– GS: En el tercer cuarto de la semifinal contra Entre Ríos, estábamos ganando por 9 y defendió fuerte para obligar a la pérdida de ellos en mitad de cancha. Me hizo una seña para que corriera, repuso rápido y con un pase largo me la dio en la mano para la bandeja. Por cosas como esas lo eligieron el Mejor Jugador.