Peñarol sufrió un duro revés al caer por 72 a 55 frente a Quilmes. De esta manera, los dirigidos por Tomás Sirochinsky no accedieron a las finales del Pre Zonal U17 y se despidieron de la competencia. A pesar de los 21 puntos de Guido Patrizzi, los “Milrayitas” tuvieron una mala noche en ataque y cayeron ante un equipo muy rápido en ambos lados de la cancha.

Como en todo clásico, la intensidad fue innegociable desde el salto inicial. El “Tricolor” se adelantó primero en el tanteador gracias a los triples (3 lanzamientos encestados en sus primeros 3 intentos) y a ofensivas que utilizaron poco tiempo en el reloj de tiro. Mientras que Peñarol, por su parte, se vio obligado jugar reiteradas ataques estacionados frente a un Quilmes que atacó con efectividad y pudo regresar a defender su aro con mayor comodidad. A pesar de que con el paso de los minutos el “Cervecero” forzó demasiado cada incursión al aro, los “Milrayitas” no exhibieron muchas ideas ofensivas y no pudieron correr al contragolpe. Peñarol se fue al primer descanso corto con la mayor desventaja hasta ese momento (11-22).

Comenzado el segundo cuarto, todo siguió siendo cuesta arriba para los de Garay y Santiago del Estero ya que les siguió faltando fluidez ofensiva. Pero lo positivo fue que pudieron ajustar desordenes defensivos y no permitieron que Quilmes se escape en el marcador. Además, mediado el cuarto el aro se abrió y consiguieron empatar en 26. El “Cervecero” consiguió correr al contragolpe, pero falló lanzamientos increíbles y “a boca de jarro”, algo que le dio un claro empujón anímico a un Peñarol que definitivamente emparejó las acciones en este período (28-30).

La segunda mitad comenzó con un Quilmes que volvió a tomar las riendas del juego ya que gracias a una gran defensa pudo jugar al contragolpe y asestó un parcial letal de 15-0. Peñarol estuvo irreconocible y no pudo anotar ni un solo punto en los primeros cinco minutos. Finalmente los “Milrayitas” sumaron tantos mediando un parcial para el olvido y en el que el “Tricolor” aprovechó cada punto débil de la defensa rival (llegó a estar 22 puntos arriba). De cara al último cuarto, Peñarol cayó por 55 a 35.

El período decisivo podía significar una remontada impensada o un duro golpe para Peñarol. Pero estaba claro que iba a ser todo muy complicado para el “Milrayitas”. Con el paso de los minutos, el margen se acortó a 12 puntos gracias a buenas transiciones ofensivas y un Quilmes que, viéndose tan cómodo en la delantera, sacó peligrosamente el pie del acelerador. La reacción pasó de ser un deseo a una realidad y con cinco minutos por jugar, Peñarol se puso 50 a 59 abajo. El juego volvió aganar la intensidad y emoción que el amplio margen entre los equipos les había quitado. Con tres minutos por jugar la diferencia fue de 62 a 55 a favor del “Cervecero”. Sin embargo, hubo errores “Milrayitas” no forzados y la desventaja volvió a estirarse a favor del equipo rival. Fue así como Peñarol se quedó a las puertas de dar el golpe y cayó en el clásico por 55 a 72.

SÍNTESIS:

Peñarol 55: F. Vinciguerra11, G. Lorenzo 2, M. Duarte 0,I. Bednarek12 y G. Patrizzi 21 (FI). G. Sabotig 2, I. Del Castillo 0 y M. del Hoyo 7. Entrenador: T. Sirochinsky.

Quilmes 72: F. Arraiz 10, N. García 5, A. Ecker 20, M. García 11 y T. Nally 16 (FI). F. Parente 0, E. Reguilón 2, M. Rojo 0, N. Gordillo 0, E. Martín 8. Entrenador: G. Lombardi.

Parciales: 11-22, 17-8, 7-25 y 20-17.

Árbitros: Dante Laveneziana y Hernán Rodríguez.

Cancha: IAE Club.