(0223) 491-3378

No se define como un tipo pasional pero se nota en los rasgos más genéricos que lo es. Podría describirse como un gran asador y un formador de talentos en el básquet, el orden es indistinto. Confieso que he disfrutado mucho de hacer esta nota, que es larga pero podría serlo más. No hay desperdicios en una charla que destila básquetbol en su más pura esencia. Cuando uno se encuentra con el quincho que tiene Osvaldo Echevarría en su casa, se encuentra con un mundo maravilloso, personal y detallista. Así es la vida para él: de eximio cocinero de carnes asadas a furioso maestro de enseñanzas de las técnicas del básquet. Y uno ve los chuchillos de alta gama que le han regalado arriba del asador que están todas afiladas y que los comensales usan en sus convites. Porque todo se tiene que usar. Así como todos los detalles que enseña con el manejo del balón tienen un por qué. Porque así es la vida para él. Con el correr de la charla entraremos en el universo de Osvaldo “El negro” Echevarría donde Facundo Campazzo es “Facu”, Marcos Mata es “Marquitos” y Franco Giorgetti es “Franquito”, son los diminutivos con los que llama a sus pupilos, todos ellos con un brillante presente y enorme futuro. Después de hablar más de una hora, decido encender el grabador, o nos quedamos dos días charlando. Osvaldo como si nada sigue con lo que estaba hablando y como todo maestro toma lección y pregunta: , ¿Boccia que es? Yo lo miro y acepto el desafío. Entonces contesto, Para mi es un alero natural que puede jugar de dos, reconoce el puesto, lo sabe, lo interpreta. , ¿Cuántas funciones puede cumplir? , Y… tres , Lógico (me parece por su tono de voz que pase la primera prueba, pero no será la última) Continúa con las preguntas: “Marquitos entonces ¿Qué posición puede defender?” y no me deja ni contestar, porque habla con orgullo de uno de sus hijos deportivos y ataca: “Marcos Mata te defiende del uno al cuatro y si le pones al cinco americano también te lo defiende. Eso es lo que le está dando resultados a los entrenadores. Se podrá tener una o dos fichas menos pero podes buscar variantes en los jugadores que cubren diferentes puestos”. Porque me gusta lo tuve una hora hablando de asados antes de meternos en el básquet, pero también es un poco la forma de descubrir a la persona detrás del maestro. Me cuenta que ya no quiere hacer mas nada a la parrilla, que casi no la usa. “Es todo al asador… en cinco horas” me dice. ¡¡Cinco horas!! Si. Se toma todo el tiempo del mundo para que salga bien. Así es como uno descubre que cuando tiene a un pibe bajo su tutela hasta que no ponga los brazos en los ángulos que él quiere, no lo dejará en paz. Y seguimos, le digo: “Marcos tiene dominio de balón, algo que los hombres altos no suelen tener”. Echevarría no tarda nada en entrar en clima para responder: “Es un problema que los hombres altos no saben picar la pelota. Hoy los chicos de dos metros lo hacen jugar de espaldas, cuando en realidad llegará un momento en que todos los mayores a 2.04 salgan a tirar de tres puntos, antes los pivotes vivían hundidos en la pintura, en breve deberán jugar abierto y con dos movimientos poder llegar al aro de frente” En breve me somete a otro interrogatorio: ¿Cuantos escoltas naturales hay en el país? en el momento en que yo empiezo a pensar la respuesta, redobló la pregunta: “Mejor aún, ¿cuántos bases hay en el país?”. Ahí me quedé mudo. El propio “Negro” contesta: “para nombrar no hay más de cuatro, el resto son hasta ahí. Mucho no hay. ¿Y por qué?, porque falta la especialización del trabajo, la continuidad y proyección de ese trabajo durante todo el año”. Allí Echevarría se mete con un lindo tema cuando dice: “Hoy los jugadores cuando terminan la temporada ¿cuanto descansan? tres, cuatro meses. Y si vos tuviste una temporada donde tus porcentajes fueron bajos o tu defensa no fue buena ¿por qué no la trabajas?. , ¿Y hay especialistas para trabajar en el receso? , No muchos, es la verdad, porque es el trabajo más ingrato, el que menos se ve y más tiempo lleva. Yo hablaba mucho con Sergio Hernández y el propio Sergio me decía que a él a veces le daba vergüenza lo que cobraba en relación a lo que ganan los formadores. Hay una gran diferencia, pero son cosas que no se ven. En Peñarol por ejemplo yo creo que si se ve y si se valora mucho el trabajo de la formación. La fábrica de descubrir talentos , ¿A que edad se ve un jugador para saber si es posible que pueda ser un talento de Liga Nacional? , Entiendo que en segundo año de cadetes ya se puede ver si empieza a pintar, que es lo que me pasó con Facundo. Él vino con Unión Eléctrica y jugó contra nosotros cuando se hizo un hexagonal en Mar del Plata. Habrá jugado tres minutos y porque perdían por 30. Me gustó la chispa que tenía, la picardía, las cosas de un jugador suelto. Hacía buenos movimientos, sin pulir, pero los tenía. Y cuando se va desde arriba del colectivo me decía ”¿me vas a llamar?, ¿me vas a traer?“ y la llamé a Mary ( la mamá) que no la conocía y le dije ”quiero que vengas a conocer lo que es Peñarol, mi familia, con quien va estar Facundo“. , ¿Eso a los 16 años? , Si. Y ahí empezamos a entrenar 3 veces por día. Los primeros día lloraba. Pero era de esos pibes que tenía hambre de que cada día quería más y más. Él quería llegar. La tenía muy fija que quería llegar, como todos los que llegan, son los que tienen hambre y no se quejan, los que laburan en serio. Empezábamos muy temprano a la mañana, luego a primera hora de la tarde y a la noche. Y no son sesiones de una hora. Porque yo digo que sé cuando empiezo pero no sé cuando termino. Y los chicos lo saben. , Mi madre, ¡qué desgaste se tienen que bancar! , El otro día lo hablaba con la mamá de Marcos y ella recordaba las veces que Marquitos se fue llorando a la casa. Porque entrenábamos duro lunes, martes, feriados, sábado a la mañana, domingo que llovía. Yo lo llamaba y le decía ”vamos a entrenar“ y no importaba el clima, ni nada. , Con Marcos en que edad empezaste , Con Marcos desde escuelita. Marquitos y Selem (Safar), vinieron los dos juntos. Luego Selem se fue con mi sobrino (Leandro Ramella) cuando él se fue a Quilmes y Marcos se quedó conmigo. A veces íbamos a entrenar y estábamos trabajando mientras el padre de Marquitos llevaba el mate. El padre por suerte lo acompañó mucho. Y él fue otro ejemplo de los que querían llegar, de los que trabajan duro. , ¿Cómo fue el proceso de crecimiento de Mata, por su carácter tan diferente a Campazzo? , Fue distinto. Facundo ya sabíamos que iba de uno. Marcos iba creciendo en altura y seguía para arriba. Cada día que lo veía era más grandote. Yo llegó a Peñarol casi al mismo tiempo que Marcos. Un día me llama Carlos D´Aquila y me dice ”Osvaldo está Aíto (García Reneses) y quiere ver un par de jugadores de Peñarol, ¿Por qué no me traes alguno´“. Lo llame a Domingo (Robles) y autorizó todo. Lo llevé entre otros a Lauría, a Marcos y trabajé toda una mañana completa. Pero todo fundamentación, nada de juego. Creo que hice un uno contra uno un ratito. Terminamos de entrenar y me dice Aíto ”ese es distinto a todos“ y me señaló a Marcos. Y lo agendó. Un día llamaron de España que lo querían ver y vinieron a Córdoba. Tuvo que viajar ahí para que lo vieran. Por eso después tuvo representante español. , ¿Y en desarrollo como fue? , Cuando vos entrenas un base es algo muy específico, le das lectura de juego, lo que es manejo, rompimiento, descarga. Pero pregunto ¿a Marcos que había que darle? Si le daba la pelota la subía, si le decía que vaya de dos iba de dos. De alero o de cuatro. Hacía todo. Le pedía que juegue de espaldas y tiene unos movimientos bárbaros. Entonces te lleva mucho más tiempo, porque él sabe un poquito de cada cosa y había que trabajar en esa concepción de hacerlo polifuncional. Ahora no siguió entrenando el dribling del balón, pero la subía perfecto. Y tenía un giro 90 grados que te dejaba parado. Porque toda la vida entrenamos esas cosas. Por eso yo defiendo a muerte lo que es el trabajo de fundamentación. A veces hay jugadores que lo toman mejor que otros, que le gusta más que otros pero es la base de toda la formación. El jugador tiene que tener todas las herramientas para desarrollarse. , ¿Vos podrías medir cuánto puede haber de talento y cuánto de sacrificio? , Yo creo de las dos formas se llega. El jugador llega por capacidad o llega por tenacidad. Por cantidad de repeticiones de trabajo. Algunos llegan como Facundo que tuvo pocas repeticiones y mucho vuelo, porque le da el talento. Pero hay otros que llegan por trabajo. Por supuesto que se necesitan condiciones porque si no llegarían todos. El talento y el trabajo te llevan a la misma punta, por dos caminos distintos. Equivocado o no a mi me dio resultado eso. , Y la actualización de los fundamentos suele no terminar , Te voy a poner el caso de Facundo que lo conocemos todos. Él viene al gimnasio después de una competencia internacional y te garantizo que empezamos con trabajo de fundamentos de técnica individual y le falta velocidad. Por que todo lo que es técnica y mejorar la explosividad del movimiento, mejorar el dribling él lo hace en juego. Yo hago mucho hincapié en las repeticiones para mejorar la explosividad del dribling para ganar en el uno contra uno. Si haces 200 repeticiones por entrenamiento ¿como no vas a mejorar?. Eso en un partido no lo podes entrenar. En el básquet se entrena todo, desde la agresividad hasta el tiro. Ahora si vos vas a trabajar un ratito de fundamentos y después partido ¿Que querés mejorar?. Yo en mis entrenamientos lo máximo que hago es el 1 x1 y el 2x 2. El uno contra uno para mejorar la técnica individual y el dos por dos la técnica de conjunto, listo se acabó. Solamente en el Campus armo un tres por tres. , Es que después del 2 x 2 ya es más responsabilidad táctica del entrenador. , Es así, ¿Para qué le pones el 3 x 3? Yo le saco las ayudas. Que tomen responsabilidad, no quiero ayudas. Bajá el culo, presioná la bola y el otro que se defina a la línea de pase y nada más. Que se hagan cargo de su trabajo, no quiero descargas. No hay ayuda hermano. En este punto de la charla es cuando recuerdo que Sergio Hernández contó eso en la última clínica ESCO en Paraná. Los jugadores a veces le piden al técnico pasar a zona, porque no pueden contener los rompimientos en defensa individual. Y el coach más ganador de la historia del básquet argentino se preguntaba ”¿por qué yo como entrenador debo resolver un problema que es del jugador?“. Es decir que tácticamente tiene que salir a tapar falencias técnicas. Osvaldo Echevarría este tema lo puede: ”no te pueden limitar los jugadores porque son vagos y no quieren entrenar. Yo a los pibes siempre le digo: no hay ayudas muchachos. Si te rompen cinco veces al canasto y querés jugar entonces tomá responsabilidades. Esa es la responsabilidad del jugador, es el trabajo del jugador. Corregir, planificar, enseñar es mi trabajo. Si yo asumo todo eso, el jugador debe asumir su laburo. Si estas reglas se cumplen cuando tirás los jugadores arriba llegan bien formados, con mucho respeto, trabajás sobre el cansancio, los tenés acostumbrados al trabajo duro.“ Para entender el grado de pasión de la charla que le pone Osvaldo, hay que verlo cuando se levanta de su silla para ejemplificar los movimientos que entrena o detecta en sus pupilos. Mientras me muestra los movimientos de Marcos Mata en el poste bajo, y las correcciones que se pueden hacer le pregunto: , ¿Cómo lo ves a Franco? , ¿Franquito Giorgetti?, me dice, Franco esta tremendo (y lo repite dos veces, para que no queden dudas). Primero por el físico que echó ¿lo viste últimamente como está? , No , Uffff. Está enorme , ¿Está más grande que Marcos? , Si. Cuando vino franquito a entrenar por primera vez no sabía pobre picar la pelota. Me acuerdo que Domingo Robles venía a ver los entrenamientos, y yo lo echaba. Le decía ”tomátela, hasta que no te saques la ansiedad“. Si sos ansioso y querés todo muy rápido no va. El básquet es así, es una profesión, trabajo, trabajo y trabajo. Y bueno, te digo la verdad lo que ha trabajado ese chico es una barbaridad. ¡Y lo que ha llorado!. Preguntáselo a él. Ha trabajado una enormidad y es un agradecido, un señor!. Se sacrificó mucho para su crecimiento, él mismo me decía: ”Yo voy a ser un tres“. Entonces hablábamos de que podía ser un 3/4 o un 3/2. De hecho Sergio (Hernández) lo usó de dos. Yo te puedo mostrar los videos que tengo con él trabajando con pelotitas de tenis, yo trabajo mucho con eso, y se volvía loco. Las mañanas que habrá pasado con las pelotitas picando en cada mano. Pero cientos de movimientos de esos y te puedo asegurar que hoy franquito no tiene ningún problema para subir el balón. En el básquet todo es trabajo, la pastilla mágica no existe, si querés driblear bien, hacelo 250 veces. , ¿El juvenil debe entrenar con la Liga o debe jugar así sea en categorías de ascenso? , Yo soy partidario de que el juvenil juegue. Si los chicos no juegan no tienen desarrollo. Si vos estudias toda la vida para médico pero nunca te ponen a operar ¿cómo te desarrollas?. Por más que tengas la teorías tenés que vivir la adrenalina. Un jugador que no juega no crece. Por eso yo soy un eterno agradecido del Oveja y del ”Tulo“ Rivero porque ellos lo ponen siempre y se los digo siempre. La pirámide de los pibes sigue, sino se corta. Porque si llegan muchos juveniles, vos trabajas mucho fundamentos y no le das la posibilidad se van. , En el básquet no hay vuelta con el tema de los pivotes, ¿hay que irla a buscar a la altura? , Y… ¿cuánto Scola hay?. Es el problema que tenemos nosotros en el país. Esta el chico Marcos Delía y después no hay nada. Y es un problema grande. Lo veo en todos los campus, por más que cortemos la inscripción porque no podemos llenarlo para trabajar cómodos, no hay gente alta. Yo creo que Peñarol debería buscar en pivotes a juveniles y yo te pregunto ¿donde hay?. Nosotros ahora tenemos para traer tres cadetes que son de dos metros, pero ¿si no crecen más? ¿Qué hacemos?. Entonces le enseñamos a jugar de frente y de espalda por si se quedan bajos. Hubo más preguntas y más charla. Porque la riqueza de conceptos es amplísima. Habrá tiempo para seguir contando más, pero descubrir en parte quién está detrás de este gran presente del club marplatense es más que importante. El ”Negro“ Osvaldo Echeverría, el formador de talentos que hoy disfruta Peñarol. — Se viene el 9no campus de Tecnificación y reclutamiento “Pasión por la enseñanza” En la búsqueda constante del perfeccionamiento en la formación de jugadores de básquet, Peñarol se lanza una vez más a realizar el que será el 9no Campus de Tecnificación y Reclutamiento. Del 20 al 25 de enero de 2014, para Masculino y Femenino de 8 a 20 años. Nuestra pasión es la enseñanza. Y queremos que tus ganas de crecer como jugador, en todo aspecto técnico, se vean beneficiadas con eso. Aquí trabajamos para lograrlo. El Campus de Peñarol huye del concepto de Campus comercial, con un programa intenso y con muchas correcciones que garantizan tu mejora técnica. Los trabajos en Técnica Individual ofensiva y defensiva, movimiento y coordinación de piernas, más los trabajos específicos de Minibasket estarán a cargo del Entrenador Nacional Osvaldo Echevarria y el equipo completo de entrenadores del Club Peñarol. También estarán las visitas de jugadores de Liga Nacional, las sesiones de video, charlas de reglamento de básquet con la visita de un árbitro nacional, y las complementarias de Kinesiología, Psicología deportiva y Nutrición. Todo, en el Nuevo Micro Estadio y las nuevas Instalaciones del Club Peñarol. Peñarol es el Multi Campeón del básquet argentino y continental, con buena parte del producto de sus Inferiores en su plantel profesional. Somos además Sub-campeones Nacionales U19 (2006), Campeones Nacionales U17 (2007) y U19 (2008 y 2012). Por eso, vamos por el camino a ser Escuela del Básquet Argentino. ¿Te vas a quedar afuera? Aranceles Pensión completa (todo incluido) $ 3800.- ½ Pensión (incluye solo almuerzo) $ 2200.- Sin pensión (No Socios) $ 1300.- Sin pensión (Socios) $ 900.- *Consultar por descuentos especiales por grupo y becas para entrenadores Para más información comunicarse a campus@capmardelplata.com.ar

WhatsApp chat