En principio fue un emprendimiento propio que pretendía poner a prueba al género, en virtud de la masificación de esta disciplina, ante métodos de entrenamiento similares al de los hombres, y de esta manera hacer una contribución al crecimiento de esta plaza a nivel nacional, comentó el responsable. Además, el exarquero continuó explicando que “ante la buena recepción por parte de la gran mayoría de las chicas y atendiendo su demanda de formar un equipo en cancha de césped es que surgió la posibilidad de continuar con nuestro desarrollo en este club que generosamente nos abrió las puertas”. Después de pasar por el complejo La Manzana y el club El Cañón “donde no éramos parte del club y alquilábamos la cancha”, Peñarol les abrió las puertas. “Lo que en principio les interesó fue sumar otra disciplina para ofrecer a los socios. Entienden que si bien se ha expandido notablemente, en muchos casos el nivel de la oferta no tiene el compromiso de igualdad de género que debiera tener. En líneas generales se subestima a la mujer en relación a la comprensión de situaciones, por ejemplo, tácticas y estratégicas o en la realización de ejercicios coordinativos y lógico-motrices que les son a los fines teóricos más propios al género masculino”, destacó Shmarsow. Luego, pintó un panorama del presente y su visión del futuro y se entusiasmó diciendo que “el fútbol femenino está en pleno auge y en algunos años va a ser seguramente dependiente de AFA. En Peñarol apuntamos a estar listos para cuando ese momento llegue”. PARA SUMARSE Todas aquellas interesadas que quieran empezar a practicar fútbol femenino en Peñarol, pueden sumarse los martes y jueves de 21.30 a 23 en la sede, ubicada en Garay 2524 casi Santiago del Estero.