Peñarol comenzó su camino en la Liga de Desarrollo 2018-2019 con un gran triunfo frente a Quimsa por 91-85. El equipo orientado por Tomás Sirochinsky comandó siempre en el trámite y reaccionó con jerarquía y juego cada vez que su rival se acercó para poner en peligro el dominio.

Con un encendido Tomás Monacchi, Peñarol sacó ventajas de movida, más allá de que su rival convirtió primero para adelantarse 2-0. El escolta marplatense hizo puntos mediante varias vías para comandar a su equipo a establecer la primera ventaja interesante de 8 unidades (17-9). Quimsa logró luego ponerse a 4 (19-15), pero en el cierre un 3-0 les dio a los locales una buena renta al sonar la chicharra (22-15) con un acierto lejano del “Mono”.

En el segundo, los “Milrayitas” lograron sacar 12 de movida, con un buen ingreso de Guido Patrizzi en ambos costados (27-15). Quimsa volvió a mostrar reacción para situarse solamente a cuatro (27-23), aunque nuevamente Peñarol salió de la tormenta con un goleo repartido para escaparse por 10 (36-26). El cierre encontró a los locales al frente 43-36 con dos triples fundamentales de Lucas Gorosterrazú cuando los santiagueños habían limado nuevamente la desventaja hasta ponerse a tres.

Con dos bombas, Quimsa abrió el tercer cuarto para estampar un 6-0 y ajustar nuevamente el marcador (43-42). Pero otra vez, el local encontró respuestas para salir del encierro. Monacchi metió un triple, Joaquín Valinotti un doble y el pibe Joaquín Cabrera un acierto lejano (49-44). Siempre con Monacchi como bandera, Peñarol logró reactivarse. A falta de seis minutos, Quimsa logró situarse a dos pero el marplatense apareció para aplacar la reacción una vez más, con uno de sus seis triples del partido. Y cuando el rival logró igualar en 61, apareció el pibe Tomás Framiñán (categoría U15) con una bomba desde la esquina para hacer estallar al banco de suplentes y al público (64-61). La chicharra marcó el final de un cuarto muy ajustado que volvió a favorecer a Peñarol pero solamente por una unidad (66-65).

Juan Martín Fernández con cinco unidades seguidas colaboró para que la reacción de Quimsa se aplacara. Después apareció nuevamente Monacchi, Framiñán metió otro triple (77-69) y el equipo fue ganando confianza más allá de la amenaza constante del rival. Un par de buenas defensas también lo hicieron elevar su moral, y la distancia llegó a ser de 14 (84-71) con un unipersonal de Gorosterrazú (triple y doble). Esa brecha fue clave para aguantar una nueva aproximación de Quimsa, que luchó hasta el final pero fue finalmente testigo del buen debut y la alegría de los pibes de Peñarol.

Síntesis:

Peñarol 91: Joaquín Valinotti 13, Tomás Monacchi 33, Juan Martín Fernández 10, Lucas Gorosterrazu 16 y Nicolás Franco 2 g. Joaquín Cabrera 5, Manuel Castellani 2, Tomás Framiñan 6, Guido Patrizzi 4 y Marcos Duarte 0. Entrenador: Tomás Sirochinsky.

Quimsa 85: Tomás Allende 6, José Bracho 33, Juan Cruz Burgos 10, Luiz Araujo 8, Javier Barra 14 (FI). Tomás Trucco 8, Gabriel Mendes 6 y Joaquín Ruiz 0. Entrenador: Jorge Caballero.

Parciales: 22-15; 43-36 y 66-65.

Árbitros: Hernán Rodríguez y Gonzalo Vicente.

Estadio: Domingo Robles.