Peñarol se quedó con el clásico de categoría U17 al superar a Quilmes por 75-62 como local, en la primera fecha del Pre Zonal. Franco Vinciguerra, con 27 puntos -22 en los últimos 15 minutos-, fue la figura de un equipo que llegó a perder por 10 en la recta final pero se recuperó con entrega y juego. Buen rendimiento de Gastón Sabotig y Joaquín Cabrera y gran tarea defensiva de Guido Patrizzi. Un 27-9 en los últimos 10 minutos fue determinante.

El primer cuarto, salvo un breve lapso, fue dominado por el equipo local, que primero se alejó 10 a 2 y luego, cuando el rival se le vino (10-9), terminó cerrándolo mejor para irse al descanso al frente 17-11. Joaquín Cabrera fue el protagonista excluyente del ataque “Milrayitas”, forzando varias situaciones pero mostrando decisión para lanzar y atacar el canasto.

Quilmes mejoró su defensa en el segundo y de la mano de Francisco Arraiz pudo volver a acomodarse (19-16). Allí apareció Mateo del Hoyo con un buen ingreso desde el banco para anotar cuatro puntos al hilo y darle tranquilidad a Peñarol que siguió contando con el desequilibrio de Cabrera en las penetraciones y cambió su chip defensivo justo a tiempo. Por eso sacó 10 en un momento (28-18) y se fue arriba por 9 (35-26).

Con un parcial de 15-0 abrió Quilmes el tercer cuarto y pasó al frente 41-35 para obligar a Tomás Sirochinsky a pedir “minuto”. Los visitantes defendieron muy bien y Peñarol no pudo atacar con comodidad. Recién después de 5 minutos se cortó la sequía con un triple de Franco Vinciguerra. Allí, el escolta convertido en base hizo un click y salió al rescate de un equipo que estaba enredado adelante. Con un unipersonal de puntos, tiró del carro para arrimarlo a uno (46-45), aunque aparecería un triple de Nicolás García y un doble de Arraiz sobre la chicharra para que Quilmes se fuera al frente 53-48 de cara al último cuarto

El panorama parecía oscurecerse cuando Cabrera cometió su quinta falta, García clavó un triple y Quilmes, con mucha sobrecarga al rebote ofensivo, sacó 10 (58-48). Pero Peñarol reaccionó. De atrás para adelante, defendió con garra y coordinación y en ataque sencillamente le dio la pelota a Vinciguerra para que él decidiera. Dos volcadas, un triple y un 13-0 en el peor momento para pasar a ganar 61-58 cuando quedaban todavía 4 minutos. Faltaba una eternidad, pero esa remontada heroica apagó a Quilmes y encendió a los locales, que además contaron con la aparición de Sabotig, autor de un triple y una bandeja que terminaron por liquidar el partido.

SÍNTESIS

PEÑAROL 75: F. Vinciguerra 27, G. Lorenzo 7, G. Sabotig 12, J. Cabrera (X) 13 y G. Patrizzi 10 (FI). M. del Hoyo 6, T. Figueroa 0 e I. del Castillo 0. Entrenador: T. Sirochinsky.

QUILMES 62: F. Arraiz 16, N. García (X) 11, E. Reguilón 4, M. García 5 y T. Nally 12 (FI). A Gracián 0, N. Gordillo 4, E. Martín 2, A. Ecker 8, L. León 0 y M. Rojo 0. Entrenador: G. Lombardi.

Parciales: 17-11; 35-26 y 48-53.

Árbitros: Dante Laveneziana y Marco Martínez.

Estadio: Domingo Robles.