Tres equipos de Peñarol disputaron las finales de básquet 3×3 de los Juegos Bonaerenses en la sede de la institución y cosecharon una medalla de oro y dos de plata. Las U14 se subieron al escalón más alto del podio mientras que los U14 y las U16 ocuparon el segundo lugar. El microestadio Domingo Robles lució colmado.

Primero fue el turno del U14 Femenino, que venció 8-4 a Wilde Sporting Club con Federica Laganá, Dolores Gauna y Camila Weiske en el plantel dirigido por Iván Guerrero. Chiara Añasco fue baja por lesión y las tres representantes tuvieron que jugar los 10 minutos sin descanso realizando un importante desgaste.

Fue un partido de bajo nivel en el que las “Foquitas” tuvieron un excelente trabajo para proteger su canasto. “La defensa fue nuestra principal virtud. En ataque estuvimos trabadas. Es un orgullo salir campeonas de los Bonaerenses porque es la primera vez que el club lo logra”, dijo Camila Weiske, integrante de la pre selección nacional U14.

Luego saltó a la cancha el representativo de U14 Masculino, que perdió 16-15 contra Ciclista de Junín. El plantel estuvo orientado por Darío Arcidiácono y tuvo a Ignacio del Castillo, Gastón Sabotig, Matías Cámpora y Mateo del Hoyo como jugadores. Fue un trámite muy parejo que quedó para los visitantes en el final. Peñarol tuvo la última pelota pero no anotó.

“Cometimos muchos errores y por eso se nos escapó. Ganábamos por cuatro y nos lo dieron vuelta. Tengo un sabor muy amargo”, dijo Cámpora, de importante aporte viniendo desde el banco.

Finalmente, el equipo de U16 Femenino cayó con Los Indios de Moreno 13-11 en tiempo suplementario. El equipo de Guerrero estuvo conformado por Victoria Castorina, Rocío Bulzomi, Bahiana Pesoa y Rocío Bereilh. “El nivel que tuvimos fue muy bueno. Le ganamos claramente a rivales muy duros como Unión Florida y Lanús. Perder la final fue una decepción porque estábamos con mucha expectativa y ansiedad. Para ganar nos faltó fluidez, dependimos mucho de los tiros de Ro Bereilh e individualidades y nos apuramos en algunas ocasiones. De acá se construye para el futuro y me quedó con todo lo que crecimos”, analizó Castorina.