La de Belén Villafañe es una voz autorizada para hablar de básquet femenino de Peñarol. Fue jugadora en su infancia y adolescencia, y una vez que empezó a entrenar y formar jugadoras, nunca más paró. Hoy es tiempo de hacer un nuevo balance de año, repasar qué se hizo bien y en qué se falló en 2017, donde las “Milrayitas” cosecharon experiencias, frustraciones y títulos que las harán crecer.

“El año es totalmente positivo. Cuando empezamos teníamos camadas desarmadas, porque siempre decimos que los años impares nos cuestan más”, analizó Villafañe antes de enumerar que sus dirigidas fueron campeonas del Torneo CAP Eventos en U13 y U15, subcampeonas de la Copa Internacional U13 y ganadoras de la de U17, semifinalistas del Argentino CABB U15, campeonas de los Bonaerenses 3×3 en U14 y segundas en U16.

Además, entre los logros de equipo se encuentran una final del Torneo Mixto AMB U15, los recientes títulos del Zona 4 en U13 y U15 y el segundo puesto de las U17. Y entre los individuales, sobresale la presencia de Rocío Bereilh en la Selección Argentina U16 que consiguió el pasaje al Premundial 2018 y la de Camila Weiske en la Selección Argentina U14 que obtuvo el cuarto puesto en el Sudamericano de Colombia.

Villafañe elige luego continuar el balance empezando por el final, por lo más reciente. El Zona 4 dejó a Peñarol con el título en U13 y U15, el subcampeonato de U17 y la participación de las U21 en el Final Four, eliminadas en semifinales. “Había cuatro U13 cuando arrancamos y se mantuvieron cuando terminamos, así que jugaron ocho Minis y salimos campeonas. Eso lo dice todo. El de U15 era el equipo que más teníamos armado y por eso afrontamos el Campeonato Argentino. Todas esas experiencias nos llevaron a transitar el Zona 4 con mayor tranquilidad, salvo en la final, que fue difícil porque se mezclaron los nervios, la ansiedad y las ganas de ganar. Tuvimos un traspié en los primeros dos cuartos pero después lo pudimos dar vuelta”, comentó la entrenadora.

“En U17 teníamos cinco jugadoras y completamos con U15, por eso era importante estar lo más arriba posible y lo logramos. Entramos cuartas al Cuadrangular Final y terminamos segundas, igual que el año pasado. El objetivo estuvo cumplido porque sabíamos que nos iba a costar mucho y que había equipos más armados. En U21 sabíamos que íbamos en desventaja a las finales, por todo el movimiento que hubo, por las bajas del equipo como la de Micaela (Barriga Naón) y ´Maga´ (Carolina Maiques) y por el cambio de entrenador (Iván Guerrero), que por más que las chicas me conozca siempre afecta, sobre todo en el final de un torneo”, continuó.

– Tener pocas U21, ¿qué te genera?

– Lo trato de tomar positivo porque estamos promocionando jugadoras. Mica está jugando en España, “Maga” jugó el Federal para Tucumán BB y el Argentino para la Selección de Tucumán e Iván está dirigiendo en Islandia. No es poco. Las tres que quedaron se pusieron el equipo al hombro, sabiendo que estamos en crecimiento y que no será fácil el camino. Nos costó la semi, cometimos muchos errores y perdimos. Igual sabíamos que de pasar a la final nos iba a costar mucho porque Ferro estaba reforzado y con jugadoras que estuvieron en el Federal y les fue muy bien.

– Hablando de las cosas positivas, dos jugadoras que conocés muy bien se pusieron la camiseta de Argentina.

– Lo de Camila fue una alegría impresionante. Es sumamente importante. Trabajamos mucho con ella para que pudiera hacer lo mejor posible en cada entrenamiento y en cada partido. Con mucho esfuerzo jugó el Zonal U17 con la Selección de Mar del Plata y eso fue clave. De a poquito fue creyendo en lo que puede dar y pudo llegar ahí. Sabíamos que iba a ser difícil, pero como es una camada muy nueva, tenían que ir a compararse y ver en qué nivel estaba cada una.

– Dicen que lo más difícil no es llegar, sino mantenerse. ¿Qué creés que tiene que hacer Camila para seguir en la consideración?

– Mejorar su capacidad física. No solamente la fuerza, también la velocidad de los movimientos. Seguir trabajando fundamentos, porque a su edad es importante mejorar. No debe quedarse con lo que tiene. Tiene que jugar más de frente. Ella en la zona y en la provincia está acostumbrada a jugar más de espalda porque sabe que saca diferencia. Debe aprender a jugar más abierto, de a poquito lo vamos logrando.

– ¿Y Rocío?

– Rocío en el 2018 va a generar un cambio y buscará otros aires en Capital Federal. Es el momento. Es importante para ella y para su crecimiento tener otro roce.

– Es clave que en Peñarol se trabaje parecido a la Selección para que las que tengan la chance de mostrarse lleguen mejor preparadas.

– Mi idea es siempre seguir la teoría que conozco, porque conozco a Laura Cors y sé para dónde pueden llegar a ir. Siempre seguimos la línea de lo que ellos trabajan en fundamentos y de lo que yo vi cuando fui con Rocío al Cenard hace un par de años. Tratamos de apuntar a lo que ellos necesitan. A veces nos cuesta porque tenemos que entrenar a todas a la vez. Es decir, aunque haya jugadoras con proyección, hay que buscar que la totalidad trabaje lo mismo. Por eso está bueno que algunas entrenen con Osvaldo Echevarría, eso les da un plus.

– Ver que de a poco el básquet femenino quiere resurgir, que Quilmes sale campeón, en Unión tienen muchas jugadoras y en las Selecciones también aparecen otros representantes de otros equipos. ¿Te molesta o te pone bien?

Me pone contenta. Cuando me entero que un club lo fomenta me hace bien. Creo que nunca tendrían que haber dejado de hacer la actividad. Eso nos hace crecer a todos.

– ¿Cómo termina este año en lo personal?

– Los entrenadores siempre estamos en proceso de aprendizaje. Me sirvió mucho estar en contacto con los profes de varones, venir a ver partidos. Siempre es importante sumar. El año es positivo y todo lo que fuimos jugando nos hizo crecer, incluso la Liga Nacional Femenina aunque los resultados no nos hayan acompañado. Tuvimos un preparador físico, crecimos mucho y entonces, como siempre decimos, vamos por más.

¿Te gustaría tener más jugadoras?

– Estamos conformes con el número que tenemos. El año que viene va a haber algunas modificaciones y vamos a tener las competitivas más completas. Por ahí deberíamos tener una pirámide de base más grande en Pre Mini y Mini pero cuesta un poco. Creo que es un deporte muy poco popular y tenemos que seguir trabajando para que siga creciendo.

– ¿Te gustaría que haya más entrenadoras mujeres en el club?

– Sería genial, buenísimo. Tendrían que involucrarse más las jugadoras granes, aunque sé que cuesta porque tienen sus estudios y trabajos y se les complican los horarios.

– ¿Qué sueños tenés para el 2018?

– A veces cuesta soñar muy alto porque sabemos que jugar torneos importantes significa hacer un esfuerzo económico grande que no siempre se está en condiciones de hacer. Ojalá podamos jugar los Argentinos de Clubes, o el Federal, para que las más chicas vayan viviendo esos procesos de a poco.

LOS PLANTELES FINALISTAS 

U13

Federica Laganá, Guadalupe Demársico, Florencia Mendes, Agostina Barón, Lola Chan, Constanza Marchioni, Delfina Mirabella, Martina Gentil, Kiara Pino, María Paz Campesi, Rocío Ferullo y Guadalupe Olza.

U15

Luana Lozano, Malena Silberman, Ornella Arriagada, Quimey Michelutti, Camila  Weiske, Florencia De la Canal, Uma Esains, Dolores Gauna, Chiara Añasco, Federica Laganá, Guadalupe Demársico y Agostina Barón.

U17

Victoria Castorina, Bahiana Pesoa, Valentina Schulze, Rocio Bulzomi, Luana Lozano, Malena Silberman, Ornella Arriagada, Quimey Michelutti, Camila  Weiske, Uma Esains, Dolores Gauna y Chiara Añasco.